Cómo Mantener el Animo y Perserverar

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.” (Lucas 18:1)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Filipenses 4:6; Efesios 6:18

Siempre nos han enseñado que las necesidades básicas del ser humano son alimento, vestido, vivienda y educación, nunca en ninguna institución humana como la familia, escuela, colegio o universidad se nos ha planteado la oración como una necesidad básica.

Cuando el cuerpo deja de recibir alimento se comienza a debilitar, pierde defensas, y las enfermedades le destruyen; así mismo cuando el cuerpo no es protegido debidamente con vestido y calzado se verá afectado, maltratado por el clima y el medio que lo rodea (ya sea frío o calor) y en poco tiempo la persona perece.

También una persona que no logra educarse, aunque sea medianamente, estará en muy deprimentes condiciones de vida (al menos una gran mayoría).

La oración es para el alma lo que el alimento es para el cuerpo: Una fuente de fortaleza. A través de la oración se aprende a perdonar, a dialogar, a perseverar, a amar; en conclusión: se aprende a vivir.

El contacto diario con la presencia de Dios, el hablar con Él, el oír su voz, el recibir su bendición, es el impulso espiritual que necesitamos para resolver y enfrentar exitosamente cada nuevo día, por eso, es necesario orar siempre para no desmayar.

Orar insistentemente me lleva a ver resultados. Oración más acción es la fórmula ideal para lograr el cumplimiento de aquello por lo que se lucha.

Orar sin actuar es mera repetición o simple religiosidad. Actuar sin orar es activismo puro que termina agotando, se pueden lograr resultados pero a costos muy altos.

La idea de la reflexión en este día, es que la oración genera perseverancia y espíritu para emprender y no desmayar.

HABLEMOS CON DIOS:

“Gracias Padre Dios, por el recurso maravilloso de la oración que genera fortaleza y perseverancia frente a los desafíos diarios de la vida; ella es una fuente que sacia el alma sedienta en medio del desierto. Enséñame a permanecer bebiendo de esa fuente. Amén

La Fe de Dios
⇓ Descargar Imagen

Leave a Reply