Disfrutando la Vida

“El fin de todo el discurso oído es éste: teme a Dios, y guarda sus mandamientos”. (Eclesiastés 12:13)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Job 4:6, Miqueas 6:6-8

Cuando encontramos declaraciones como éstas, acerca de la Palabra de Dios, nos damos cuenta que la frase «temor de Dios», está relacionada con la obediencia. «El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama…» (Juan 14:21).

Podemos decir entonces, que quien oye la voz de Dios, la guarda en su corazón y la pone por obra, experimenta libertad de todo temor, se siente seguro y confiado, sabe que Dios le respaldará, le prosperará y lo bendecirá en todo lo que emprenda. No así el que le desobedece, ya que a éste, si bien Dios no lo acusa, lo hace su conciencia. Transgredir las leyes establecidas por Dios, lo hace culpable y como consecuencia experimenta angustia y temor.

Dios nos ha dado la fórmula del buen vivir: «Cuidarás de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis» (Deuteronomio 8:1). ¿Por qué, entonces, pasarse la vida entera luchando por ser feliz, o hacer muchas cosas para ganar aprobación de Dios?

Podemos disfrutar el verdadero sentido de la vida, si vivimos de acuerdo con lo establecido por Dios. Como bien aclara el rey Salomón, podemos y debemos disfrutarlo, pero como resultado de obedecer y guardar los mandatos de Dios. Cuando lo hacemos de esta manera, descubrimos el verdadero propósito y significado de la vida para la cual Dios nos creó.

Vivir sus mandamientos y obedecerlos nos lleva a experimentar la plenitud de su bendición aquí en la tierra, para nosotros y para nuestras futuras generaciones.

HABLEMOS CON DIOS

“Perdóname Padre Dios porque la gran demanda que tienes para con tus hijos, es la obediencia, y no he sido totalmente obediente. Tomo la decisión hoy de obedecer y guardar tus mandatos, porque así gozo y experimento a plenitud tus bendiciones, las cuales llegan hasta mi familia, Amén”

Lo que necesito
⇓ Descargar Imagen

Leave a Reply