La Excelencia de la Sabiduría

“Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.” (Proverbios 8:11)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Job 28:12-28

El camino de la excelencia es un proceso que definitivamente requiere de sabiduría para avanzar en la vida y lograr el éxito y la realización tanto personal como profesional. Hablaremos, pues, del valor de la sabiduría; la sabiduría está más cerca de nosotros que de lo que nos imaginamos, no tiene precio, pero sí requiere de esfuerzo y compromiso para lograr alcanzarla.

Las personas por lo general aspiran a obtener muchos bienes materiales que les permiten tener una “calidad de vida” y lograr un status que les brinde comodidad y bienestar. Lo que le da sentido a nuestra existencia es la misión que vamos a cumplir en esta vida y esto implica descubrir quiénes somos y hacia dónde vamos.

El rey Salomón, considerado el hombre más sabio de todos los tiempos, radicó su éxito precisamente en este valor, porque no solo fue un hombre rico materialmente, sino un hombre inmensamente sabio, lleno de grandes realizaciones inspiradas gracias a la sabiduría que le fue dada por Dios.

También es importante entender que la sabiduría la da Dios a aquel que la busca con ahínco y que está dispuesto a entregar su corazón al Señor para un cambio definitivo y radical, pues ser sabio no es adquirir una serie de conocimientos o habilidades, sino es cultivar un corazón recto, sensato e íntegro, que ande en las sendas justas que Dios nos señala. Esto quiere decir que los diferentes ambientes donde nos movemos no pueden ser la excusa para actuar de una manera contraria a la voluntad de Dios y mucho menos para dar un mal testimonio, argumentando que todos lo hacen, siguiendo la corriente de este mundo.

Lo primero que debemos comprender para ser sabios, es la necesidad de buscar a Dios, porque Él es la fuente de todo conocimiento y el origen de toda sabiduría. Una vida rica de oración y meditación en la Palabra de Dios son las herramientas que Él usará para hacernos esos hijos sabios, que como consecuencia, prosperen y tengan victoria en todas las cosas.

HABLEMOS CON DIOS

“Amado Señor, toma mis sentidos y ejercítalos para que pueda entender tu Palabra cada mañana muy temprano, para que sea lámpara a mis pies, que alumbre el camino por donde he de andar. Decido dejar de lado, mi propia sabiduría y te pido Espíritu Santo que me guíes por las sendas trazadas por ti, Amén”.

Mejor Amigo
⇓ Descargar Imagen

Leave a Reply