La Oración Protege a los Hijos de Dios

19 de Agosto de 2015

“Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: fuerte soy”. (Joel 3:10)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Joel 3:9-11, Salmo 17:6-9

Todos hemos vivido tiempos en los que nos hemos sentido tan pequeños y débiles que nos han invadido sentimientos de temor y soledad. Precisamente en estos momentos, es cuando Dios muestra su grandeza, su poder y ayuda.

Una de las razones por las cuales he decidido dedicar mi vida a propagar la fuerza y poder que tiene la oración, es que mucho de lo que comparto, de alguna manera lo he vivido y he visto cómo Dios me ha respondido y he visto su protección.

En el año 1998, estando recién operada de una mano a causa de una grave fractura, una tarde llegaron a nuestra casa cinco personas armadas. ¿Querían robar? ¿Querían secuestrar? ¿Querían matar? ¡No sé! La verdad es que repetidas veces uno de ellos le ponía su arma en la cabeza a mi hijo menor. Además, estaban también en casa dos de mis pequeños nietos y una de mis hijas.

¿Qué hacer en esos momentos en los que sentimos que nada podemos hacer? Lo único que llenó mi mente fue el pasaje bíblico «El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente» (Salmo 91:1). Lo más maravilloso es saber que precisamente en esos momentos de incapacidad total, donde se manifiesta nuestra profunda debilidad humana y carencia de toda fuerza, es cuando podemos ser testigos del poder de Dios. Esto fue exactamente lo que sucedió, pues ninguno de los que estábamos allí recibimos mal alguno. Milagrosamente fuimos librados de todo peligro.

Así, querido(a) amigo(a), le invito a que deje entrar en su corazón la fe y la esperanza en la ayuda de Dios y comience a confiar en que Él tiene cuidado de su vida. Póngase en las manos del Señor, decida habitar cada día a la «sombra del Omnipotente». No hay otro refugio, no hay otro auxilio más que Él.

HABLEMOS CON DIOS

“Amado Padre, he sido testigo de tu poder en muchas oportunidades. Estoy seguro que si permanezco en ti y pongo por obra tu Palabra, tu protección va estar sobre mi vida y la de mi familia. Decido morar en este día bajo la sombra del Omnipotente, pues nada me falta a tu lado, no hay mejor refugio que Tú, contigo estoy confiado. La oración se ha convertido para mí, en mi ayuda y respuesta segura, y me lleva a experimentar que cuando más débil me siento, más fuerte soy en ti. Gracias por tener esa hermosa herramienta de poder a mi disposición”.

Hijos de Dios
⇓ Descargar Imagen

Leave a Reply